lunes, 22 de diciembre de 2008

Mi caja de jabón




Verán, he tratado de empezar este post desde hace dos semanas y no lo logro. No lo logro porque es algo que normalmente no hago, y eso es, como dicen los gringos, pararme sobre una caja de jabón y empezar a gritar mis verdades al mundo. Me siento como ese viejito del centro de Quito, un man que anda con un megáfono contando las desventuras y peligros de las andadas del Tío Sam en América Latina. Ahora mismo estoy en los zapatos de un predicador de "The End is Near", de la Segunda Venida, o de la anuncia catástrofe del 2012. Lo que venga primero.


Ok. La cosa es esta: estoy oficialmente cabreada.

Lo siento, nunca quise que este blog acabe siendo una especie de graaaan desahogo emocional. Hay profesionales que trabajan escuchando este tipo de cosas, por el amor de Jebusito Sánchez-, pero ni modo... ¿Alguno de ustedes recuerda ese post que hice de mis cosas favoritas? Pues ahora me siento con ganas de ponerme en la palestra y contar con los dedos lo que me molesta. Sobre todo porque a veces me canso de respetar al genéro humano y recibir calabazas. En fin.


Estoy cabreada, en general, porque parece que la gente anda por la vida lanzando a la gente a la basura como si fuera el periódico de ayer, porque la conexión más fuerte que se hace últimamente es con el Internet, porque nunca entenderé el deseo de posesión y de poder que una persona quiere tener sobre otra, porque se dependen de los caprichos y el nivel hormonal de algunos para poder actuar (sobre todo en el trabajo, siempre pasa), porque los milímetros de espacio propio no te los respetan. Te los invaden de gritos, te los invaden de humo, te los invaden de ruido, te los invaden de hipocresía, te los invaden de mentiras, de promesas sin fundamento y de puro egoísmo. Y eso al final es una salsa que no quiero probar. Por ningún motivo.


Y estoy cabreada porque el iraquí no le acertó con el zapato al próximo ex Rey del mundo. Eso me hubiera alegrado la semana.


Es irónico como esta sociedad premia al más "vivo", al más "sapo", al que sabe manipular con la sonrisita, o con una zalamera frase, para luego mostrarse terriblemente humano. Demasiado humano.


Supongo que este es el post menos navideño que encontrarán a kilómetros a la redonda. No me importa. Hoy soy El Grinch. Y con muuuucho gusto. Incluso me estoy poniendo verde por la falta de sol. Casi, casi entro en el personaje.


Miren, no soy ultra cristiana, ni nada. La cosa que el colegio, la religión, y el especial navideño de Charlie Brown me dijeron que hace alrededor de 2000 años nació un man que dijo eso de que al final el mandamiento último era el amor, el mero respeto al otro. No se preocupen, no estoy predicando, ni nada por el estilo (la caja de jabón no alcanza para tanto), pero saben... con todo y estas fechas me he puesto a reflexionar en eso... ¿Cuándo perdimos la mera consideración a las otras personas? ¿Cuando nos volvimos tan desechables? ¿En qué maldito momento uno se dio la vuelta y resulta que te tienes que ganar el simple respeto del humano de al lado?

Igual, tal vez soy una completa boluda, pero yo todavía creo que la gente está hecha para relaciones largas, amistades duraderas y encuentros significativos. Suena super ingenuo y hasta me da un poco de verguenza publicarlo en pleno Internet. Pero soy así... y ni modo, pueden salir corriendo por la puerta trasera, si no les convence el asunto. La ley del más fuerte será la verdadera, pero a mi no me cuadra. Todavía tengo fe en la incondicionalidad del aprecio del otro, y que una promesa se puede cumplir. Un beso puede tener aún significado, una palabra puede ser de ayuda, una mano puede ser lo que te saque del abismo.

Tal vez (y es muy probable), lo mío sea pura equivocación o niñería. Lo siento, soy así. Y por todos los dioses me tendrán que enterrar así. No pienso ceder al narcisismo y a las supuestas skills actuales de supervivencia. Mejor solita que mal acompañada, joer.

Me dijeron a los diez años que el mundo no se puede cambiar, y que la ley del "ojo por ojo", del abuso y del uso de la gente es todo lo que se puede pedir. Es lo que hay.

Tengo veintisiete, y todavía sigo creyendo que los humanos tienen algo bueno dentro de su naturaleza ("hechos de polvo de estrellas", por cursi que se lea). Soy terca, no puedo evitarlo.


He hecho mi uso de mi caja de jabón. Gracias. ¡Hala!, como dicen por aquí, ¡A volver a la vida! Porque a las penas, hay que darles guitarrazos.

Hasta el 2009, gente del Interné.

8 comentarios:

Nita- dijo...

No comentaba hace mucho guapa, qué gusto volver a leer algo tan profundo. Una de las mejores películas que he visto, Noviembre, de Achero Mañas tiene una frase final que me cautivó, dicha por Lucía, uno de los personajes:

"Nosotros querí­amos cambiar al mundo y desde luego no lo conseguimos... Ahora lo que intento es que el mundo no me cambie a mí­..."

El post, aquí el link
http://nitadp.blogspot.com/2004/11/noviembre.html

Si la puedes conseguir mírala, vale la pena.

Saludos.

Ludovico dijo...

La esencia grinchesca jamás nos fallará... solo hay que esquivar a tanta cosa dolorosa y a tanto huevon que anda por ahi. Manten la elegancia chica, sobreviviremos.

Evan dijo...

...yo tengo treinta y siete y lo sigo creyendo en los humanos y no quiero dejar de creer en ellos, así que no sientas mal...

Besos y felicidades Gil!!!

Chuickkkkksssss

Dragonfly dijo...

Lástima que no tenía más zapatos el periodista este... porque creo qu le pasaron bien cerca....

Que tengas muchos éxitos y sorpresas agradables.

Besos ;)

Ursus Andinus dijo...

Yo era todo un Scrooge navideño por otros motivos, pero no eres la única,... tranquila, la vida sigue, rueda y la gente seguirá siendo tan terca, molesta, pendeja como las excepciones que te alegran el día o la vida.

Espero que mejore tu humor y un gran abrazo desde el otro lado del charco.

CSchwa dijo...

En fin. Alégrate mujer, que por lo menos Le;on est;a bien muerto :D

munkyman dijo...

mamaaa los monos unidos estamos contigo! abajo la navidad ... arriba los pavos! un abrazo Gildita!

Di dijo...

Hoy me tomé prestada tu caja de jabón.
Primero Feliz año!!! ... y segundo no eres cursi, no eres boluda y espero que no estés equivocada, voy a cumplir 27 y me alegra que ya seamos 2 locas en éste mundo ... Un abarzo :)