miércoles, 20 de febrero de 2008

Una ejecución, recuerdos y el omnipresente conejo rosa


-Madre: ¡ya lo hiciste! ¿lo mataste mismo-mismo?
-Padre: sí, lo maté, pero...espera... no sé, creo que aún se mueve
(silencio)
-Madre: Ya ves, yo misma tengo que hacerlo.
-Padre: Nop.. a veeer... mmm, creo que se cayó la mitad del cuerpo. Sí, esta muerto.
-Madre: ¡Úju!

Ese, Interné, no fue Masacre en Texas; fue un diálogo de mis padres, el cual escuché el día de ayer. Estaban ejecutando a un zancudo de la cocina, bastante terco e imprudente.

Últimamente he pensado en lo rara que es mi vida. No rara a lo realismo mágico, ni rara como “vamos a hacer una quimera entre un ratón y una planta de marihuana”. Sino… bastante peculiar.

- Los juegos de la “bomba atómica” y la “fosa común” en el parque de la U (ah, la catatonia…)
- Mi capricho infantil: de enana, me dio por no comer cosas blancas. Nada de queso, leche, o jugo de guanábana; el arroz debía ser de colores, y del huevo, solo la yema. Mi madre era una santa.
- Las palabras y frases propias o apropiadas que son mi idioma oficial: “el hacehuecos” (perforadora), “el ponegrapas” (grapadora), “la copiadora” (impresora), “el bicho para coger otros bichitos” (clips). También están los clásicos que me regalaron los panas, como "la bronquitis alternativa" (neumonía atípica) y “el dinosaurio de Kosovo” (dragón de Comodo)… ¿recordáis esos tiempos niñas iconoclastas?

Y sigue y sigue... Como el conejo rosa y anfetamínico de Energizer (tambor, tambor). Las pequeñas locuras son parte del campo electromagnético que cada uno. Tu mundo aparte frente a la supuesta normalidad. Eso de andar con la nariz larga, el profesionalismo a cuestas y cara de póquer, no va conmigo.

Subo a la caja de jabón: La vida es un proceso en el que uno comparte cosas, incluyendo nuestras propias excentricidades. Sin eso, todo es antinatural. Bajo de la caja.

No sé, hoy las caretas me cabrearon. Eso sí, todo bien, ya me voy a sonreír nuevamente, aunque sea me reiré de mí misma, y estaré atenta a los diálogos deliciosos y poco coherentes que hay a mi alrededor.

No quería poner la foto del conejo rosa, así que les pongo una ilustración de un elefante rosa (viejo amigo del alucinógeno). El dibujo de Gina y Matt (http://ginaandmatt.com/) representa bastante el actual estado espiritual de esta servidora.

En fin, y esto como nota aparte, este blog tendrá una reingeniería profunda. Es decir, no más blanco (ni siquiera es un color). Así que ya tendrán cosas nuevas por aquí, ninios. Agur.

12 comentarios:

Ludovico dijo...

En españa aprendi a vestirme de negro puritano la mayor parte del tiempo. El blanco ahora me repugna... lo del lenguaje es básico y es culpa de mi madre: "la calculadora" (refiriendose a la laprop) "El Hipercolador" refiriendose al colador del cafe, "lo audífonos" refiriendose a todo reproductor de mp3. Mi madre, una santa!

Evan dijo...

El diálogo de tus padres fue colosal!!

Me haces acordar a mi papá, él a todo y todos le cambia el nombre... y yo soy igual!

Besotes, Gilduchy!

Atrapasueños dijo...

es blanco solo queda bien combinado con negro... el 8 de marzo intercambiaremos sutantivos rarotes para referirse a las cosas simples de la vida... ahora si caerás

Dragonfly dijo...

Jajajajajaj como me hace gracia eso de que no comías nada blanco. Yo ahora hace unos diez minutos platicaba con una chica que trabaja aquí conmigo y le decía que lo único que yo no como es Berenjea y eso porque todas las que he probado me han parecido horribles, por lo demás no tengo ningún recuerdo de algo que no comiera.

Besos ;)

PoYo ت dijo...

me diste mucho de que pensar.... de niño tenía unas cuantas manías también.... como hacer que me faltaba el aire para irnos de donde estabamos
saludos

Gringuita Quiteña dijo...

Gracias a Diosito y no somos 'normales' o si? o es que el resto esta loco? quien sabe. Pero a veces si pienso que vivo muy lejana de lo q se dice 'normal', aunque en la superficie no lo parezca. Quizas en este mundo frio y politico a veces sin querer pongo cara de poker, mier yo tambien odio esa cara!!!

Di dijo...

Arroz de colores... que gran idea...
Por lo de cambiar nombres, yo cambio de nombres a todo y cuando alguien me dice algo respondo: entendiste o no?, si dice que sí (nunca han dicho que no), digo: entonces no molestes!!!

Pame dijo...

JAJAJA, eso me recordó a los viejos tiempos universitarios en los que me hacían "arrodillar el carro en la biblioteca"... traducción : parquear el carro en el estacionamiento, o el clásico, pasame el cosito, que buenos tiempos!! asomarás ninia!!

muchadela torre dijo...

Bravo por el texto

dark ikari dijo...

Las locuras de la infancia son algo que rara vez vienen a mi mente para hacerme corroer la espina dorsal de un frio mortal *alabado el momento en donde me borraron tantos años de mi vida*.

Es verdad, de peques hicimos muchas cosas que como adultos nos cuestionamos con frases de mas viejos:

*nunca hubiese hecho algo asi
*en verdad fui yo?
*nooo te equivocas no lo hice

El tiempo mata al niño interno que aun se aferra en nuestros corazones, pero es parte de la vida para hacernos ams fuertes *no entender que tiene que ver esto con la fuerza aun* y proteger cosas aun mas valiosas *gente que amo y que aun son mas jóvenes para vivir*.

¿En que momento dejamos de ser los adultos secos de la sociedad para por un solo instante, recordar lo que fuimos y sonreir?

PoYo ت dijo...

me mataste de la risa con aquello de la papelería..

te anexé a mis links... estaré seguido ´por aquí

saludos!

Albián Pinzón dijo...

southbound pachiderm Mm Mm Mm
yo opino que escribes visiones
y que este es un buen tema para un meme
y que estoy comenzando a ver muchos conocidos de conocidos